Yo quería ayudar al Cielo a salvar el mundo… ¡entonces organicé viajes!

Soyez le premier à évaluer ce produit

Disponibilité: En stock

17,00 €

– Dígame de nuevo lo que usted hace en la vida.


– Soy organizadora de peregrinaciones a Medjugorje, en Bosnia Herzegovina. Este es un lugar donde la Virgen María se aparece desde junio de 1981.


Me contengo de estallar en carcajadas f ente a la mirada perpleja de mi interlocutor y al constatar una vez más que no es fácil explicar por qué, desde septiembre de 1989, yo dedico mi vida a la Virgen María en un lugar donde se desarrollan hechos inexplicados e inexplicables,
donde seis videntes dicen comu nicarse desde hace años, todos los días, con el Cielo.


Mi encuentro con Medjugorje dio un giro decisivo a mi propia vida, pero esto no sucedió accidentalmente. Ni ustedes, ni yo nos encontramos por casualidad ahí donde estamos en
el instante presente. La vida es una aventura maravillosa por poco que uno se atreva a vivirla verdaderamente y no a sufrirla.


De jovencita yo quería estudiar psicología y teología, pero sólo pude hacer una escuela de turismo. Pero no podía quedarme con los brazos cruzados esperando que el mundo evolucionara por si mismo, yo quería participar activamente en salvar el mundo. Entonces ¡organicé viajes!


Tengo también ganas de compartir con ustedes este itinerario desacostumbrado, tengo ganas de hablarles del país donde nací y que amo tanto. Y sobre todo, tengo ganas de hacerles conocer a estos hombres y mujeres que han escuchado el llamado de la Virgen María y que han respondido «presente».

Qty:   

Détails

– Dígame de nuevo lo que usted hace en la vida.

– Soy organizadora de peregrinaciones a Medjugorje, en Bosnia Herzegovina. Este es un lugar donde la Virgen María se aparece desde junio de 1981.

Me contengo de estallar en carcajadas f ente a la mirada perpleja de mi interlocutor y al constatar una vez más que no es fácil explicar por qué, desde septiembre de 1989, yo dedico mi vida a la Virgen María en un lugar donde se desarrollan hechos inexplicados e inexplicables,
donde seis videntes dicen comu nicarse desde hace años, todos los días, con el Cielo.

Mi encuentro con Medjugorje dio un giro decisivo a mi propia vida, pero esto no sucedió accidentalmente. Ni ustedes, ni yo nos encontramos por casualidad ahí donde estamos en
el instante presente. La vida es una aventura maravillosa por poco que uno se atreva a vivirla verdaderamente y no a sufrirla.

De jovencita yo quería estudiar psicología y teología, pero sólo pude hacer una escuela de turismo. Pero no podía quedarme con los brazos cruzados esperando que el mundo evolucionara por si mismo, yo quería participar activamente en salvar el mundo. Entonces ¡organicé viajes!

Tengo también ganas de compartir con ustedes este itinerario desacostumbrado, tengo ganas de hablarles del país donde nací y que amo tanto. Y sobre todo, tengo ganas de hacerles conocer a estos hombres y mujeres que han escuchado el llamado de la Virgen María y que han respondido «presente».

Écrivez votre propre avis

Retrouvez-nous sur...